Sport
Reportajes / Artículos
El principal partido del enclave pirenaico planea una consulta de autodeterminación si la Generalitat declara la independencia.

Valle de Arán prepara el otro referéndum

Fecha: 09/10/2017 Reyes Tatay. ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 2.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Veinticuatro horas después de que Cataluña declare su independencia, se pondrá en marcha otro proceso de escisión. Pero este, con arreglo a la ley. Los alcaldes de los principales municipios del pequeño Valle de Arán se inquietan ante la situación de Cataluña. Desde Unitat d’Aran, fuerza política líder en la comarca, aseguran que si se produce una ruptura con España, el Valle de Arán ejercerá su derecho de autodeterminación y sacará las urnas para que los araneses decidan si aceptar esa República Catalana o seguir siendo españoles. | Sigue leyendo.

Mientras en Cataluña miles de personas secundaban el “paro de país” convocado para el pasado martes 3 de octubre, en el Valle de Arán, en la frontera con Francia, un grupo de políticos se ponía a trabajar. La ejecutiva de la formación Unitat d’Aran (UA) celebraba una reunión extraordinaria. En el orden del día, establecer los pasos que tendrán que dar si el Parlament y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, deciden declarar unilateralmente la independencia de Cataluña. 

De aquella asamblea ha salido una decisión: “Exigiremos nuestro derecho a la autodeterminación del Valle de Arán”, explica Amador Marqués, alcalde del municipio aranés de Bossost, que añade: “Haremos un referéndum en el que los araneses decidirán si el Valle de Arán debe estar vinculado a una hipotética república catalana o si es mejor constituirse como una comarca autonómica dentro del conjunto de España”. Un proceso que, según el regidor de Unitat d’Aran, se desplegaría de forma “inmediata” si el Parlament y el gobierno catalán se divorcian de España: “El Valle de Arán reclamará la aplicación de una disposición de su autogobierno que le reconoce el derecho de autodeterminación”.

En el futuro, el enclave fronterizo podría acabar fuera de Cataluña si sus dirigentes vieran peligrar su permanencia en la Unión Europea, ya que según el líder de UA, Francesc Boya, “nuestra sanidad y muchos aspectos de la vida cotidiana del Valle de Arán están relacionadas con Francia”. Al fin y al cabo, la comarca, rodeada de montañas por el lado español, se abre hacia territorio francés por la ribera del Garona. 

Amador Marqués, su compañero de partido y alcalde de Bossost,  añade que “el ‘procés’ no beneficia tampoco a nuestros intereses económicos. El mercado del Valle se nutre de Cataluña... y también del resto de España. Con este conflicto, a los araneses se nos está obligando a elegir entre papá o mamá”, se lamenta el edil de Unitat d’Aran.

Unitat d’Aran, gobierna, como una suerte de franquicia del PSC, las principales localidades del Valle, como Vielha, Bossots o Les. Su ideología “aranesista” defiende los derechos de la comarca pirenaica como una comunidad diferenciada de Cataluña por su cultura y lengua propia. Además, en los días previos al intento de referéndum del 1-O, la formación señaló en un comunicado que Arán, como “comunidad política diferenciada de Cataluña, no debe participar” en la consulta. La falta de diálogo y consideración del Gobierno catalán hacia la comarca, la inexistencia de unas garantías jurídicas, la preocupación por los efectos económicos de una secesión o el incumplimiento de las leyes democráticas vigentes, fueron los argumentos que el partido político trasladó a los araneses. Una de las principales figuras del partido, Juan Antonio Serrano, alcalde de Vielha et Mijaran, capital del valle, fue de los primeros alcaldes en negarse a ceder locales municipales para la celebración del referéndum. 

Durante la jornada del 1-0, las calles de los diferentes municipios del Valle de Arán permanecieron tranquilas, no hubo ningún disturbio ni peleas en las calles. “La única presencia de Guardia Civil que hubo es la habitual, a la que estamos acostumbrados al estar pegados con la frontera con Francia”, recuerda Francesc Boya. Un escenario muy diferente del que se vivió en el resto de Cataluña, pero que en el valle, siempre apacible, ya se preveía. 

Pocos síes

En la consulta del 9N de 2014, el Sí a la independencia recibió en el Valle de Arán el peor resultado de toda Cataluña. Y el 1 de octubre el resultado no fue muy diferente. Según el recuento que maneja el líder de UA, en todo el territorio solo votó un 24 por ciento del censo, el que se usó para las municipales de 2015.

Todos los pasos que ha dado el Gobierno catalán, primero con Artur Más y ahora con Puigdemont para conseguir la independecia, han sido seguidos de cerca con preocupación por los líderes políticos de Arán. En la Diada de 2013, Artur Mas reclamaba de nuevo el derecho del pueblo catalán a decidir su futuro... y al tiempo Francesc Boya, secretario General de Unitat d’Aran, exigía lo mismo para los araneses: “Que las instituciones preserven la singularidad del pueblo aranés como sujeto político singular y comunidad de carácter nacional con cultura, lengua e instituciones propias que han de ser respetadas en el nuevo proceso que se quiera emprender”, dijo en un discurso. 

Dos años más tarde, los araneses conseguían que tanto la Generalitat de Cataluña como el Gobierno de España reconocieran la Ley de Régimen Especial de Arán, por la que el enclave fronterizo tiene derecho a separarse de Cataluña: “El Parlamento de Cataluña reconoce el derecho del pueblo aranés a decidir su futuro”, dice la primera disposición adicional de esa ley. | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado