Sport
Reportajes / Artículos
Por primera vez, una auxiliar de enfermería de la sanidad pública se desnuda contra los recortes y la privatización

Vanesa Martín: “Quiero que me vean así para que nos oigan”

Fecha: 16/11/2012 14:46 David Arnanz / Fotos: Chema Martínez ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Vanesa Martín trabaja como auxiliar de enfermería en el área de Oncología del Hospital Gregorio Marañón de Madrid. Harta de recortes y políticas de desmantelamiento, ha decidido protagonizar un desnudo para defender la sanidad pública. Se ha quitado el uniforme para hacerse oír… y ver.

La sanidad pública española está enferma: recortes salariales y de servicios, privatización de centros, desmantelamiento de hospitales y centros de salud de gestión pública, el euro por receta, el copago… El diagnóstico parece irreversible, pero el personal sanitario lucha por salvarle la vida a un sistema envidiado fuera de España.

La última protesta se llevó a cabo tras la huelga general. El domingo 18 de noviembre, trabajadores de los distintos hospitales madrileños confluyeron en el centro de Madrid como forma de protesta. Antes, médicos, enfermeras, auxiliares, administrativos y personal de limpieza se encerraron en sus centros para luchar por sus derechos.

“Un país que recorta en asuntos prioritarios como la sanidad y la educación no prospera. Así va España, fatal –denuncia Vanesa Martín, auxiliar de enfermería en la unidad de Oncología del Hospital Gregorio Marañón–. Soy la primera de la historia que se desnuda y no podía hacerlo en mejor momento porque nos tenemos que hacer oír. Ya se han desnudado militares, concejalas, policías… Espero que esto no afecte a mi trabajo porque solo denuncio lo que todos pensamos y sufrimos”.

Vanesa Martín lleva 14 años trabajando como auxiliar de enfermera, primero en un hospital psiquiátrico, luego en otro de enfermos terminales –ambos privados– y desde hace cuatro años, como interina, es decir, contratada laboral sustituyendo una prejubilación en el hospital madrileño. “La atención no es igual que antes. Ahora los fines de semana tenemos 20 enfermos que requieren muchos cuidados especiales porque son agudos, crónicos o paliativos para dos auxiliares. Ahí se notan los recortes porque lo normal es que hubiera cuatro –denuncia, aunque puntualiza–: Los pacientes no lo notan porque nosotras trabajamos el doble, ellos no tienen la culpa de nada. Tampoco me puedo quejar tanto porque estamos mejor que en la sanidad privada”.

Reportaje completo en la revista interviú y en la Edición Digital: http://pdf.interviu.es

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado

Publicidad