Sport
Reportajes / Artículos
Alicante: Habla el agente de seguros acusado de estafar 329.360 euros a sus inversores. Fue apuñalado al grito de: “Te lo mereces”

“Vendería un riñón para devolverles su dinero”

Fecha: 27/11/2017 • Vanesa Lozano. Foto: Joaquín de Haro ico favoritos Añadir a favoritos
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

“Cuando miré hacia abajo, vi el cuchillo y la sangre”. Así describe Alberto Fuentes la agresión que sufrió en el centro de Alicante el pasado 27 de octubre. Este agente de seguros está acusado de estafar 329.360 euros a seis inversores que le confiaron sus ahorros. Les dijo que los invertía en pólizas y otras operaciones financieras que, según la policía, nunca existieron. Fuentes niega el engaño y argumenta: “mientras les hice ganar dinero, no se quejaron”.  | Sigue leyendo.

Ocurrió en pleno centro de Alicante. Alberto Fuentes se dirigía a una cafetería cuando un hombre se le echó encima: “Llevaba puesto un casco de moto y unos guantes. Me empujó y noté presión en el abdomen. Me dijo: ‘Te lo mereces’. Cuando miré hacia abajo, vi el cuchillo y la sangre. Pedí ayuda y él salió corriendo”, explica este agente de seguros, de 40 años. La policía investiga desde entonces quién le agredió. Sufrió un corte poco profundo, pero la lista de sospechosos es larga, porque a Fuentes no le faltan enemigos. 

Está acusado de estafar 329.360 euros a seis personas, entre ellas varios jubilados, a las que convenció para que invirtieran sus ahorros en pólizas de seguro y operaciones de compraventa que, según el atestado de la policía al que ha tenido acceso interviú, nunca existieron. “Conocí a Alberto porque me asesoró en la compra de mi vivienda. Me ofreció invertir en una compra de bebidas alcohólicas a una empresa embargada. La mercancía costaba unos 200.000 euros. Yo iba a sacar un beneficio del 20 por ciento, así que le entregué 30.000 euros por transferencia bancaria y él me dio un pagaré, que nunca cobré”, denunció uno de los afectados ante los agentes del Grupo de Delincuencia Económica de la policía de Alicante.

Su relato coincide con el de otras cinco personas que también acudieron a comisaría aquellos días de agosto. Algunos perjudicados aseguran que Alberto, diplomado en Empresariales y exempleado de una conocida aseguradora, fingía seguir vinculado a esa compañía para aparentar solvencia.

Cuarenta clientes

Él asegura que nunca les engañó: “Empecé a trabajar por cuenta propia cuando terminé en mi trabajo anterior, en 2015. Tengo una cartera de cuarenta clientes y nunca he tenido problemas con ninguno. A todos les advierto siempre de los riesgos. Llevo años trabajando con algunos de los que me denuncian y mientras les hice ganar dinero, no se quejaron”. Lo cierto es que, durante un tiempo, los primeros inversores que confiaron sus ahorros a Alberto, recibieron los beneficios que les había prometido, pero todo obedecía, según los informes de la policía, a un truco del presunto estafador para ganarse su confianza y captar más clientes a través de ellos: “Las operaciones no existían. Los beneficios de unos inversores se pagaban con el dinero invertido por los nuevos, con la estructura  propia de una estafa piramidal”.

Los problemas surgieron el pasado mes de mayo. “La última operación salió mal. Quien iba a comprarme las bebidas no me pagó y los inversores que habían adelantado el dinero, lo perdieron”, sostiene Fuentes. El acusado asegura que, tras aquel negocio ruinoso, explicó lo ocurrido a sus clientes y se comprometió a solventar el problema “lo antes posible”. Como muestra de “buena fe”, acudió a un notario con dos de los afectados y firmó un documento donde se comprometía a saldar su deuda en unos días. Pero incumplió su palabra. Los denunciantes creen que aquello formó parte de otra maniobra del asesor para ganar tiempo. Le acusan también de falsificar varios justificantes de pago bancarios para tratar de hacerles creer que ya les había devuelto su dinero.

El 14 de junio, dos inversores desenmascararon al supuesto estafador, según consta en el sumario. Le citaron en una cafetería para pedirle explicaciones y en un momento de la conversación, “Alberto se fue muy nervioso del local, dejándose olvidada una carpeta en la mesa”. Dentro, los denunciantes encontraron un cuaderno donde el asesor guardaba los datos personales de todos los afectados y había redactado una especie de guión para ejecutar su supuesto engaño (ver recuadro).

Amenazas

El 4 de octubre, Alberto se presentó voluntariamente acompañado de su abogado, Miguel Ángel Montserrat, en el juzgado 9 de Alicante, que lo investiga por estafa y falsedad documental. Allí se negó a declarar, pero se comprometió a devolver el dinero a los inversores, por lo que la jueza lo dejó en libertad. La policía volvió a saber de él hace un mes, cuando fue acuchillado. “Aquel día había quedado con varios denunciantes para pagar parte de la deuda gracias a un dinero que mi tío me había prestado. Llegué temprano y me fui a la cafetería para hacer tiempo”, recuerda el acusado.   | Sigue leyendo.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad

Lo +

Lo más leído

Lo más valorado

Lo más comentado