Sport
Reportajes / Artículos
Un hijo de Luis bárcenas y un nieto de Díaz Ferrán son las voces de Taburete

Willy Bárcenas: “Las jefas del PP son muy feas”

Fecha: 18/11/2016 Reyes Tatay Fotos: Alberto Bernárdez ico favoritos Añadir a favoritos

Cantante y guitarrista, el hijo menor (26 años) de Luis Bárcenas presenta disco y se moja. Si de él dependiera, ni Dolores de Cospedal ni Soraya Sáenz de Santamaría saldrían en la portada de Interviú. Él prefiere a Inés Arrimadas, de Ciudadanos, y a Rita Maestre, de Podemos. Líder del grupo Taburete junto al nieto de Gerardo Díaz Ferrán, asegura que su padre no le ha dado dinero, que no tenía ni para tabaco y que ahora vive de la música.   | Sigue leyendo.

¿Cómo definiríais el estilo de Taburete? ¿Teníais algún referente, o habéis creado vuestro propio estilo?

Willy Bárcenas.- Creo que hemos creado un estilo bastante personal, tiene cosas de todo lo que yo he escuchado…desde rumbas de Estopa hasta rancheras mexicanas. Pero cuando le pregunto a la gente: “Dime un grupo que te recuerde a Taburete”, no me lo saben decir.

¿Cómo y cuándo fue el momento en el que os juntasteis y decidisteis formar Taburete? 

W.- En julio de 2014 me fui a Barcelona a hacer un curso de marketing, porque yo he estudiado ADE (Administración y Dirección de Empresas) y Marketing. No es que me interesase mucho, pero, bueno, fuimos allí a hacerlo. En el colegio mayor conocí a Joking, que era el tercer componente [abandonó Taburete]. Tocaba la guitarra y yo le enseñé algunas de las canciones que había compuesto a mi rollo. Empezamos a tocar juntos y cuando volvimos a Madrid en septiembre me presenta a Antxon (Antón Carreño, segundo componente del grupo y nieto del empresario en prisión Gerardo Díaz Ferrán) y ahí se hizo Taburete.

Antón Carreño.- Sacamos el primer disco en enero de 2015 y en cuanto la gente podía escuchar las canciones en internet se volvió viral y empezamos a llenar, llenar y llenar.

¿Qué es lo que nunca puede faltar en un ensayo de Taburete?

A.- Pues un par de nunos. (risas) Unos hierbecines, vamos.

W.- (Risas). Sí, eso no suele faltar. Y unas calvas para acabar, hamburguesitas de un euro, calvitas, que es como las llamamos.

Se ha dicho que a los conciertos de Taburete solo van niños pijos. Se han metido con la forma de vestir de los asistentes, y con la del grupo.

W.- No nos ha hecho falta disfrazarnos para formar parte del mundo de la música. Lo normal es que los músicos sean todos de izquierdas y que hagan reivindicaciones sociales. A nosotros no nos importa este tema. Que digan que a nuestros conciertos solo vienen niños pijos, pues… hay de todo.

A.- Creo que ya hemos llegado a un público masivo. Al principio, cuando solo venían nuestros amigos al concierto, pues iban todos con camisa. Pero eso ya ha pasado. Hemos llenado conciertos y ya no solo hay pijos con camisa. El otro día unos chavales nos enviaron un vídeo: uno salía con el pelo rapado, otro con un pendiente con la camiseta del grupo Los Chikos del Maíz, que es un grupo ultracomunista y estaban cantando Caminito al motel, de Taburete.

W.- Nos llegan mensajes de colectivos de extrema derecha, de extrema izquierda, independentistas vascos abertzales diciéndonos: “Sois la hostia, fuera política, fuera pollas”. Hay gente de extrema izquierda que sin escucharte ya te juzga por ser quienes somos; es más, se niegan a oírnos porque les jodería mucho que les gustase. Pero a esos que les den.

Hay gente que dice que el éxito de Taburete se encuentra en el morbo de ver al hijo de Luis Bárcenas encima de un escenario.

A.- No creo que vengan a La Riviera 4.000 personas y paguen 20 euros para ver al hijo de Bárcenas subido a un escenario.

W.- Nunca hemos recibido ningún insulto en los conciertos. A mí ya no me mandan mensajes insultándome en redes sociales: “Tío, eres un paquete. Ponte a robar y deja de cantar”. Ya se han quedado sin argumentos. En el concierto del festival del Arenal (Burriana, Castellón) yo estaba acojonado por si aparecía algún hater [odiador]. No acojonado por lo que me vayan a decir, sino porque me jodieran el concierto. Con que haya un tonto que te tire un vaso, ya te lo ha jodido.

Dicen que en tu entorno cercano se te conoce como Willy MacPolvings. ¿Por qué?

W.- Se sobreentiende. A ver, no es por fardar ni nada, es de broma. Yo de pequeño tenía una lista, la lista de Willy Macpolvings, que empecé con 16 años e iba apuntando a chicas. Eso se convirtió en nombre artístico y luego ese nombre se transformó en Taburete.

En solo cuatro años has pasado de ser anónimo a ver a tu padre en los periódicos, en el juzgado y en prisión, pero también has tenido tiempo de formar un grupo y llenar escenarios. ¿Cómo describirías todo lo que has sentido en tan poco tiempo?

W.- Como una puta montaña rusa. Cuando acabo la carrera en el año 2012 me voy a Nueva York y explota todo lo de mi padre. Me tengo que volver a España. No tenía trabajo ni ganas de buscarlo, y lo poco que me salía al final me decían que no. Hace dos años, de mi grupo de amigos era al que peor le iba de largo, y ahora no me cambio por ninguno. Mi vida está en un momento en el que puede dar muchas vueltas, pero quiero que el éxito de Taburete sea algo estable…  | Sigue leyendo.

  • Tags:
  • willy
  • taburete
  • antón
  • carreño
  • barcenas
  • hijo
  • pp
  • grupo
  • musica
  • musical
  • banda
  • nieto
  • díaz
  • ferrán
  • entrevista
  • portada
  • interviu
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad