Sport
Reportajes / Artículos
El "caso Pokémon" desvela toda clase de pagos del grupo Agbar y a tres líderes populares en Gijón, Oviedo y Avilés

Y el PP de Asturias fue "un putiferio"

Fecha: 23/11/2015 Juan Luis Álvarez ico favoritos Añadir a favoritos

Fueron de los pocos que se atrevieron a enfrentarse a Álvarez-Cascos cuando rompió el PP de Asturias. Ahora, tres dirigentes de Gijón, Avilés y Oviedo aparecen en el sumario del caso Aquagest. Una empresa de aguas –del grupo Aguas de Barcelona (Agbar)– les habría pagado mariscadas, viajes, partidos de fútbol, balnearios y hasta gastos en “putiferios, putas y varios”. La misma empresa había logrado que diversos municipios asturianos–también del PSOE– privatizaran el agua y le concedieran su gestión.  

Manuel Pecharromán es concejal del PP en Gijón. En 2009, viajó a Nueva York, Florida, Croacia y Montenegro. Acompañado, eso sí, por dos o tres amigos. Pagaba –según el sumario– Aquagest, una filial de Aguas de Barcelona (Agbar), cuyo accionista mayoritario es desde el año pasado Suez, la multinacional francesa. Los viajes –en clase business de Air France– y sus gastos costaron más de treinta mil euros, alquiler de Chevrolets, entradas a Disneyland y… “putas y varios” incluidos. Así consta en los listados hallados por el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) en el ordenador del empleado de Aquagest y por aquel entonces responsable de Comunicación del PP asturiano, Joaquín Fernández Díaz, más conocido como el conseguidor o el abrelatas de la trama. 

Pecharromán admite los viajes; pero niega lo de “putas y varios”: “Nada, y eso que entonces yo estaba soltero –se casó al año siguiente, y tiene una niña de cuatro años–. Además, a Nueva York vino con nosotros Cristina. Y en Florida y Croacia solo hubo copas”.

En efecto, al viaje a Nueva York fueron él, Joaquín Fernández y Agustín Iglesias Caunedo, exalcalde de Oviedo y actual jefe de la oposición. Y la acompañante femenina era Cristina García Montes, novia de Caunedo tras separarse este de su primera esposa, la excandidata a presidir Asturias Isabel Pérez-Espinosa. Cristina –abogada, perito calígrafo– procedía, como los otros, de Nuevas Generaciones. Todos se conocían de la política. O de Gijón, como la propia jueza que instruye –casualidad– el sumario. “Coincidí con su hermano Juan Antonio de Lara –dice Pecharromán– en el instituto Doña Jimena. Y somos amigos, hasta el punto de estar con ellos de vacaciones en Gandía”. 

El concejal niega, no obstante,  haber utilizado esa amistad en este caso. “Ni los he llamado. ¿Para qué, si estoy muy tranquilo? –dice–; primero, porque yo no decidí nada como concejal sobre el agua; segundo, porque podré demostrar que le pagué a Joaquín los viajes y todo lo demás. Íbamos a medias”.

Según el sumario, era finalmente Aquagest –o alguna de sus firmas colaboradoras, como la gallega CPS– la que pagaba. ¿También los “putiferios” de las notas? “No hubo de eso –insiste Pecharromán–. Eran discobares, como el Blue Martini, de Florida... En Dubrovnik estuvimos en otro del que no recuerdo el nombre. Allí había alguna gogó espectacular, pero nada más”. El Blue Martini es un local de lujo con camareras, piano y gogós que celebra fiestas con capacidad para mil personas, según su página web.

“No tengo tickets”

En ese viaje a Croacia y Montenegro que giraron en julio de 2009 Pecharromán, Caunedo y Fernández, este apuntó unos costes de 2.747,76 euros, entre ellos 450 registrados en Dubrovnik como “putas y varios”. A su lado, anotó: “no tengo tickets de gastos”. El viaje de los tres a Florida cinco meses después salió un poco más caro: 3.427,94 euros, de los que 411 llevan la anotación “putiferios”.

Ambos apuntes son lo más llamativo de los listados del conseguidor que constan en el sumario que ha adelantado el diario La Nueva España. Pero hay muchos otros. Pagos de comidas, transporte, alojamientos y entradas al fútbol con los que presuntamente la empresa suavizaba a políticos que podían influir en las contrataciones públicas con Aquagest (denominada ahora Asturagua), de la que Fernández era empleado: “Me paga una nómina normal y corriente –dijo ante Vigilancia Aduanera–. Y luego, si alguien me pregunta algo, yo lo asesoro, lo pongo en contacto (...) y si hago un trabajo, claro que cobro”.

Entre esos pagos destacan también los efectuados al cuarto hombre del “póker de Nuevas Generaciones” –en palabras de un conocedor de la política asturiana–, el expresidente del PP en Avilés, Joaquín Aréstegui. Pese a ser una década mayor que ellos –ronda los 55 años–, el tocayo del conseguidor pasaría por ser el tercer vértice de un triángulo que ocuparían Pecharromán en Gijón, Caunedo en Oviedo y él en Avilés, con Joaquín Fernández como vínculo entre todos. Los tres fueron arietes en la batalla interna contra Álvarez-Cascos y los suyos que desangró el PP asturiano y llevó a la creación de Foro Asturias (ahora ambos partidos han anunciado un acuerdo para las próximas elecciones).

El abrelatas llegó a vivir de alquiler en un piso de Avilés (calle Brigadas Internacionales, 1) propiedad de Aréstegui y su esposa, la también concejala del PP Carmen Vega, conocida como Pamina. El piso se alquiló a la ya citada CPS por 750 euros mensuales, pero la juez sospecha que nunca se habitó hasta que se fue a vivir ahí el conseguidor. CPS, además, reformó el domicilio habitual del matrimonio de concejales, en la céntrica calle Rivero, con dinero de Aquagest.

Aunque el SVA no sabe dónde vivieron los Aréstegui durante las obras (2010-2011), la jueza sospecha que recibieron cientos de miles de euros de Aquagest. Su auto del día 10 contiene párrafos demoledores: “Presuntamente, el grupo Agbar habría agasajado (...) a Joaquín Aréstegui y a su mujer María del Carmen Vega, con (...) dinero en efectivo (...) viajes y regalos varios”.

La jueza aún va más allá al señalar que entre los documentos hay pagos a Aréstegui solo “dos días antes de la firma del contrato de privatización del agua en Avilés”. Entre los pagos figura una estancia del matrimonio en el lujoso balneario Las Caldas, con suite de lujo y masajes por 610 euros. Además, en la documentación intervenida, según la jueza, hay una hoja con conceptos de gastos por 108.357,43 euros, “indicando que la cantidad comprometida es de 360.000, y que queda pendiente de pago 251.642,57”. 

Aréstegui –que dimitió en octubre como presidente local del PP– dijo que él “ni era alcalde, ni el PP era decisivo para la adjudicación” del agua. Aun así, sus ocho concejales la apoyaron con sus votos, junto con 11 del PSOE –incluido el de la alcaldesa Pilar Varela, hoy consejera del Principado–, dos del grupo No Adscritos y otros dos de la Agrupación Social Independiente de Avilés (Asia): 23 sobre 25 votos, con la sola oposición de IU. En 2013, la policía detuvo al líder de Asia, Miguel Ángel Villalba, y a su hermana Elena. Al parecer, su madre recibió 50.000 euros el día de la votación.

Sobre Pilar Varela –y los concejales del PSOE de Avilés– no hay nada… de momento. Y eso que su firma está en la constitución de la sociedad que se firmó con Aquagest: un 26 por ciento el ayuntamiento y un 74 por ciento la empresa, para crear Aguas de Avilés, que desde entonces lleva la gestión… y por 25 años. “Ese es el chollo –dice Alejandro Cueli, concejal de IU–. Se permite que la empresa haga todas las obras en exclusiva durante medio siglo. Con supervisión municipal, sí; pero sin concursos”. Y destaca que el precio del agua ha subido en la ciudad “hasta un 11 por ciento. Y obras que estaban presupuestadas en 200.000 euros se han ido al millón”. La actual alcaldesa, Carmen Maniega, también del PSOE, sí aparece en las anotaciones de pagos: en octubre de 2010 Aquagest le habría abonado una comida de 52,65 euros. 

También el psoe 

Otros políticos del PSOE están en el punto de mira: el ex director general de Administración Local del Principado, José Balmori. El presidente asturiano, Javier Fernández, lo destituyó tras saberse que también había pasado por Las Caldas a cuenta de Aquagest. Balmori era primer teniente de alcalde de Llanes cuando este municipio concedió la gestión de agua a la citada empresa, a finales de 2009. Su estancia en el balneario gratis total se produjo en febrero de 2010. 

La alcaldesa de Llanes era la actual diputada regional socialista Dolores Álvarez Campillo, cuya hermana María Elena trabajaba para Asturagua. En una conversación intervenida por el SVA, José Ángel Menéndez, de Aquagest, dice que la regidora “llevaba tiempo pidiendo que le ampliaran la jornada laboral a su hermana, que estaba contratada por cinco horas”. Los agentes también descubrieron pagos de viajes y entradas para ver al Real Madrid realizados a Esther Bustillo, su edil de Hacienda. 

Dolores Álvarez dijo públicamente que “nunca influyó” para mejorar a su hermana mientras fue alcaldesa, y negó que su concejala fuera ningún estadio invitada, pero sí admitió que viajó a Barcelona, junto con José Balmori, a cuenta de Aquagest, “para ver unos contadores digitales que luego no nos interesaron”. Según el concejal avilesino de IU Alejandro Cueli, “fue un calco de lo que sucedió en Avilés hace dos años: alegaron motivos de trabajo”. Es el viaje a Barcelona que hicieron en septiembre de 2009 la alcaldesa Pilar Varela, el concejal Fernández Huerga y tres técnicos municipales: 205 euros por barba a cuenta de Aquagest: “Viaje de trabajo”, dijeron.

Es posible; pero en muchos casos, esos viajes incluían futbol; por ejemplo, el partido de marzo de 2010 entre el Real Madrid-Sporting (3-1) pagado por la trama a la exsenadora y expresidenta del PP gijonés Pilar Fernández Pardo, a su esposo, Antonio Lozano, y a los concejales Manuel Pecharromán y Francisco Cubiella, y que se saldó por más de mil euros, incluidas dos comidas de 552 y 473 euros. 

Agbar pagó, también, la asistencia al Real Madrid-Athletic de Bilbao (5-1) de noviembre de 2010 de Luis Vázquez, Roberto Santiago, Carlos Guerrero, José Marías Osoro, Jesús Soto, Matías Rodríguez y  el propio Aréstegui, todos cargos populares asturianos. Esa vez fue barato: 336,47 euros en consumiciones, taxis, combustible, peajes y parquin. ¿Más fútbol? En septiembre del mismo año, Aquagest pagó la asistencia de Ramón Artime, alcalde de Gozón por el PP, al Real Madrid-Ajax de la Champions (2-0). Aquello costó 546,11 euros entre copas y taxis, incluidas, eso sí, dos comilonas de 222 y 102 euros.

Las comidas –con mariscadas incluidas– parecen uno de los platos fuertes del conseguidor. En su ordenador figuran cientos de facturas de ellas: una de 344 euros con un técnico de la Diputación de Orense; otra de 223 con Caunedo; otra de 370 con Aréstegui. Destacan dos, una de 320 y otra de 286 euros, del viaje que hizo la ya citada Isabel Pérez-Espinosa a Parres, Pravia y Tineo en noviembre de 2010: 1.400 euros, si sumamos el hotel y la gasolina. Por dos días.

“Pasaban hasta 80 euros de tabaco, como se ve en los pagos a Aréstegui”, señala a interviú Alfredo García Fernández del Viso, de Manos Limpias en Avilés, acusación popular del caso. Y de ahí, al infinito: un televisor por 907 euros; muebles por 9.500… y hasta la batería del teléfono móvil de su mujer, Pamina: 216,4, más la limpieza de su casa (150 euros) y la compra en el Carrefour (30,42). Todo, hasta una consumición del senador del PP Fernando Goñi en un bar (1,60 euros), a costa del agua. O de los ciudadanos. ■

Este es el último reportaje (completo) que nuestro compañero, Juan Luis Álvarez, publicó en interviú:

(Pincha en las imágenes para verlas a tamaño completo)

  • Tags:
  • Caso Pokémon
  • agbar
  • interviú
  • clase
  • pagos
  • grupo
  • Gijón
  • Oviedo
  • Avilés
  • Asturias
  • PP
  • PSOE
  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Publicidad

Publicidad

Publicidad