Sport

Reportajes

Muere el periodista Gonzalo López Alba

Gonzalo López Alba (Villafranca del Bierzo, 1959) ha fallecido hoy en su domicilio de Madrid. Periodista y escritor, publicaba cada semana una columna que acompañaba los principales reportajes de interviú. Gonzalo, de 58 años, se describía como "periodista y aspirante a escritor", había publicado los libros El relevo, Los años felices y My dear love. Fue redactor jefe de El Sol y colaboró con Infolibre, Público, OTR Press, ABC y Diario 16. 

Hoy su nombre es Trending Topic en Twitter, red social desde la que compartía sus últimos trabajos. Compañeros y personalidades del mundo del periodismo, política y cultura han querido utilizar esta misma vía para despedirse de él. 

Lee aquí el texto con el que Gonzalo López Alba se despidió de interviú.

Chaval, junto a mi corazón; por Alberto Pozas.

Cinco directores


Carta del editor

Como presidente del Grupo Zeta he escrito en numerosas ocasiones artículos para celebrar efemérides alegres de nuestras cabeceras.

Ahora, cuando estamos en un momento duro y triste por el cierre de dos revistas emblemáticas para Zeta como son interviú y Tiempo, aún me siento más en la obligación de escribir ante este acontecimiento. Primero, como homenaje a las dos publicaciones, y segundo, por expresar la responsabilidad y la pesadumbre de una decisión inevitable.

Las adversas circunstancias a las que se están enfrentando los medios tradicionales del periodismo han sido para nosotros, para interviú Tiempo, una barrera insalvable, pese al extraordinario trabajo de las redacciones y la rigurosa y tenaz labor de los equipos de gestión.

Historias de reporteros

El lector, el fondo y la forma

Así son los reportajes que he intentado alcanzar en interviú, la mejor escuela de reporteros. He realizado cientos de reportajes corales o con un solo personaje, empeñándome siempre en buscar la exclusividad, anteponiéndome a la competencia, pero ante todo, con veracidad, buscando la verdad y dando voz a todos los implicados.


Con andares toreros

No siempre fueron fáciles los reportajes, nunca lo son, pero hay algunos que firmé con la sensación de haberme librado de una buena.


Una profesión de P

Pes, las tres pes: policías, putas y periodistas. Lo escupían al aire los viejos maestros de la crónica negra. Como los maderos y las fulanas, decían, para ser un buen reportero había que estar en la calle, no pisar despachos y, sobre todo, no ir jamás a una rueda de prensa. 


Nunca te lo perdonaré, Teresa Viejo

En la tele lo has hecho todo, aquí vas a aprender a ser periodista”. Hay tres frases que han marcado mi vida. Esta es una de ellas. 


Algunas emociones fuertes

En 42 años, tres generaciones de periodistas se han sucedido en esta cabecera, cada una con su estilo y circunstancia, pero las tres compartiendo un microclima favorable al Periodismo: libertad, disponibilidad de medios, una empresa dispuesta a asumir querellas y un lector fiel.

2 comentarios

A ti, que ya nunca comprarás esta revista

A ti, que ya nunca podrás comprar interviú, es justo que sepas que fue la revista de la Transición, sí, entre el periodismo de rueda de prensa y el reporterismo del dedo en la llaga. 

Historias de reporteros

Entender la realidad y contar historias, razón aquí

 Veintiocho años han transcurrido desde que comencé a laborar y sigo pensando que lo más trascendental de esta profesión es poder contar lo que sucede alrededor, tener la posibilidad de entender la realidad de primera mano.


A todas, mil gracias por vuestro arte

Quizá nunca habrá justicia poética para interviú. Ya no importa. En esta despedida no habrá lágrimas –no me quedan– ni voy a dar pena –para eso están otros–.


Historias que duelen

Es difícil encajar la desaparición súbita de una cabecera y una forma de hacer periodismo que muere con interviú


Estas páginas son parte de mi historia

La hospitalidad de quienes sin conocerte permiten que te sientes en su sofá y preguntes sin fin no ha dejado de sorprenderme; la generosidad al regalarte su historia, que solo es suya, pero la comparten para que puedas contarla como si fuera propia, es el regalo más valioso de esta profesión.


Descanse en pelotas

Escribir el obituario de algo que está muy vivo es raro.  Y si además lo has visto crecer y le tienes cariño infinito, la cosa se pone fea


De la denuncia social a una revolución asiática

Elegir unos pocos reportajes entre 16 mil publicados en estos cuarenta y dos años de historia no es fácil. Desde el 22 mayo de 1976 los reporteros de esta cabecera se recorrieron España y el mundo para traer la mejor historia que contar a los lectores.


Que vuelvan los “intensitos”

Cuando tomamos cualquier decisión, por pequeña que sea, estamos condicionados para toda la vida. Hace dos años y medio empecé como becaria en interviú; hasta ahora, ha sido la mejor decisión de mi vida. 

Firmas de interviú

Publicidad

Publicidad