Sport
Directores / Manuel Cerdán (2004-2008)

interviú siempre estaba allí

Fecha: 25/01/2018 Manuel Cerdán
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Dos etapas diferentes: primero, como redactor y redactor-jefe, durante la década de los 80. Y, más tarde, como director en el arranque del siglo XXI, en un cuatrienio que coincidió con la resaca del 11-M,  la primera legislatura de Zapatero, el inicio de la crisis y el treinta aniversario de la revista. 

Dos etapas diferentes. Dos actividades diferentes, como reportero y como director, pero con un fin común. Con una filosofía única. Y esa fue, quizás, la causa del éxito de interviú. Ni los cambios de décadas, ni el cambio de siglo, ni la consolidación de la democracia, ni la irrupción de las nuevas tecnologías consiguieron desviar la línea editorial de la revista y su lucha por la libertad. 

Ese ha sido el gran éxito de nuestra revista: desnudar la verdad por medio del periodismo de investigación y desnudar en portada a nuestras modelos y actrices más famosas. Joseph Pulitzer, el maestro del periodismo internacional, mantenía que los reporteros se comprometían con sus lectores a oponerse sistemáticamente a los “saqueadores y depredadores de una sociedad libre”. Asímismo afirmaba que la prensa libre debía enfrentarse a “todas las sabandijas de la sociedad”, y “permanecer siempre fiel a la defensa del bienestar público”. Y ese fue el principio básico de interviú tanto con su fundador Antonio Asensio como con su heredero Antonio Asensio Mosbah. Con ambos trabajé y siempre les estaré agradecido por darme esa oportunidad.

Una de las grandes virtudes de interviú fue adelantarse a los demás. interviú siempre estaba allí y tanto era así que se convirtió en el lema de la revista. En cierta ocasión visité un taller en el barrio de San Blas de Madrid en busca de un silenciador que, supuestamente, habían fabricado para una pistola del caso Urquijo. Cuando me identifiqué al encargado como redactor de la revista, uno de los fresadores comentó: “¿No te lo había dicho? Cualquier día veremos aquí a los deinterviú”.

Y esa anticipación sucedía por varias razones: porque trabajábamos más, porque las fuentes confiaban más en nosotros, porque el editor Antonio Asensio nos facilitaba más medios y herramientas y un margen mayor de libertad e independencia que otros editores periodísticos, porque éramos más valientes –¡por qué no!– y porque teníamos menos respeto a la casta política. Así pudimos anticiparnos –muchas veces llegábamos antes que la policía– a casos como los GAL, la corrupción política,  el 11-M, los niños robados de sor María, la mafia policial del caso Nani, el crimen de los Urquijo, las finanzas de ETA, las negociaciones del Gobierno de González con la trama terrorista, el golpe del 23-F, la colza y cientos de exclusivas.

El periodista norteamericano Peter Lisagor afirmaba que su trabajo era como “caminar por una calle abriendo postigos y subiendo persianas de lado a lado”. Hoy interviú desgraciadamente baja la persiana definitivamente, pero su huella siempre quedará en los corazones de sus lectores y de quienes nos formamos como periodistas en su seno. Lectores y profesionales luchamos por una España mejor que algunos quieren hoy dinamitar. 

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Publicidad

Publicidad