Mi portada / Artículos
"Salías en Interviú y todo el mundo te conocía; es como si ahora va a 'Sálvame'"

Jenny Llada

Fecha: 26/07/2010 12:06 David Arnanz
  • Valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Tenía 18 años y esta revista fue la primera en percibir sus dotes de artista. Su primer desnudo fue un trampolín para convertirse en estrella. Tras varias portadas por las que le salieron incluso pretendientes, en 2005 volvió a sorprender con un espectacular posado en el que había más tablas, más experiencia ante la cámara… Y más talla de sujetador. Hace teatro, cine y prepara una serie que será “un punto de inflexión” en su carrera. Pero antes quiere volver a desnudarse en la revista que la descubrió. Agradecida y nosotros, emocionados.

Jenny Llada Jenny Llada Alberto Bernández

Soy apolítica. No me gusta enseñar el trasero. Me gusta sentir el tacto de la piel. No puedo estar sin un hombre. Si no fuera ‘vedette’ tendría un amante millonario…” Lunes 23 de febrero de 1978, tres años exactos antes del golpe de Estado, interviú da un golpe de efecto al presentar por primera vez y totalmente desnuda a una jovencísima mujer con tanto hambre de éxito como belleza, con tanta frescura como ilusión. “Se llama María Eugenia Llada, pero Jeny (entonces se escribía sólo con una ‘n’) suena más a cabecera de cartel y primeros planos”, decía el premonitorio reportaje. Tenía 18 años y era la primera vez que una publicación ponía el objetivo en una joven que por esas fechas era elegida Miss Madrid y Miss Fotogenia en el certamen de Miss España. “Aquel desnudo fue un trampolín, sin duda. Directores, productores y manager preguntaban: ‘¿quién es esa chica?’ Es verdad que me abrió muchas puertas porque fue un reportaje maravilloso.

Que me diga alguien en qué país se hacen unas fotos como las que hacía y hace interviú, cuidando tanto a las mujeres. Salir en interviú era una maravillosa tarjeta de presentación”, recuerda la actriz, treinta y dos años después. En la portada de aquel número de interviú reinaba María Schneider, quien, tras protagonizar El último tango en París, volvía a revolucionar el mundo declarando su bisexualidad. Además, se destacaban, entre otros temas, la corrupción en Televisión Española, cómo hacer el amor en el espacio y los cines eróticos: “las colas del pecado”, decía el destacado. A la joven Jeny ni siquiera se la mencionaba en la portada de aquel número 93 de interviú. 1.405 números después, 28 años más tarde, Jenny Llada (ahora sí, con doble ‘n’ y en portada) volvió a sorprender con un provocativo desnudo que dejó con la boca abierta a más de uno.

“Yo me vi estupenda, es verdad que en la primera estoy más joven, pero con los años se nota que he ganado en saber posar, en agresividad en la mirada, en fuerza, en seducir a la cámara…”, remarca la actriz, que ha ganado en todo, incluso –es obvio– en tamaño de pecho. “Yo tenía un pecho precioso, monísimo pero cuando nació mi hija, le di tres meses el pecho y se me quedó como vacío. Yo llevo muchas camisetas y no puedo estar pendiente del tirante del sujetador, de la cazuela… y , sobre todo para trabajar yo que he hecho mucha revista y mucho music hall. Así que hace nueve años me operé, me puse una talla 90 y estoy encantanda porque no me han dado ningún problema. Eso sí, si dentro de unos años tengo que cambiar las prótesis, me las pondría más pequeñas porque va más con mi edad y un pecho pequeño hace más delgada”.

Razones tiene de sobra Jenny Llada para haber sido una de las mujeres que más veces han embellecido la portada de esta revista. A principios de los felices 80, cuando la vedette ya era una estrella, nos regalaba un desnudo al año. Y lo de regalar no es una forma de hablar. “Yo sólo he cobrado por la última portada, todas las anteriores fueron gratis. A interviú le interesaba sacarme, de hecho en una tuvieron que sacar segunda tirada; y a mí también porque salías en la portada de interviú y todo el mundo te conocía, es como si ahora vas a ‘Sálvame’. Sales diez veces en la tele y eres famosa, entonces salías una vez en interviú y era más que suficiente”.

Era otra época, en la que existía una relación muy estrecha entre periodista y famoso, muy diferente a la actual, como bien recuerda la actriz. “En los reportajes de entonces no había ni estilista, ni peluquero, ni maquilladora. Yo me lo hacía todo: me pintaba, me peinaba, posaba… Incluso en 1981 hicimos un posado en casa de una amiga mía en la sierra de Madrid. Queríamos que hubiera una chimenea y fui yo quien busqué la casa. Salía con un espectacular abrigo de piel, que era mío, y nada debajo. Recuerdo que se hizo a las 10 de la mañana y de camino en el coche tuvimos que parar a comprarme un rimmel que me faltaba”. Y el resultado, espectacular: “Salíamos guapas, sensuales, provocativas, los hombres se volvían locos y hacían lo imposible por conocernos. Muchas veces me han dicho: ‘‘Tengo un amigo que te ha visto en interviú y quiere conocerte’. Recuerdo un admirador que venía todas las noches al teatro Calderón, donde yo hacía revista con Juanito Navarro. Cada vez que salía en interviú me mandaba un ejemplar, flores y un paquete de tabaco de la marca que yo fumaba ”.

Ahora Jenny no para. Triunfa en la madrileña sala la Boite del Pintor, haciendo el café teatro Cacao monumental, de Juan José Alonso Millán, donde “hacemos un homenaje a Luis Aguilé, que me parece interesantísimo porque se le ha hecho poco reconocimiento a ese gran artista y autor”; acaba de rodar la película Coma junto a Mari Cielo Pajares; presenta este verano un programa en un canal de Marbella; y en septiembre rodará una serie sobre un hotel en la Costa del Sol en la que interpretará a una estricta directora que viene de dirigir hoteles en Alemania. “Hasta ahora he ido de guapa, vedette… pero esta película es un punto de inflexión en mi carrera. En mi vida personal, no, porque yo sigo siendo abierta, jovial, moderna, pero sin confundir libertad con libertinaje… Y para este cambio de registro me gustaría hacer el último desnudo sólo en interviú. Más de una se morirá de envidia”.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

No hay comentarios

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Bloque: Publicidad

    Twitteando

    Facebook

    Lo +

    Lo más leído

    Lo más valorado

    Lo más comentado