Mi portada / Artículos

María José Cantudo

Fecha: 12/07/2010 1:01 Texto: David Arnanz • Fotos: Alberto Bernárdez
  • Valoración
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Revolucionó el país en 1977 con un toples en Marruecos y ahora anuncia su retirada del teatro.

Nos recibe en su magní­fica casa de Madrid para hablar de las portadas de interviú que ha protagonizado. Destaca entre todas su espectacular toples de 1977, montada en camello.

La sesión se hizo para un libro, pero el fotógrafo pensó que las imágenes eran tan hermosas que el público debía admirarlas. Ella se llevó un disgusto, pero al verlas hoy admite que se ha dado cuenta de que ha sido una de las mujeres más bellas de este país. ¿Posaría 33 años después?

  • María José Cantudo
  • María José Cantudo

Lo primero que destaca al entrar en el salón de la casa de María José Cantudo es un impresionante óleo de una infanta que bien podría ser de Goya. Es un hogar, pero pudiera ser un museo por el arte que contiene; o un palacio, con muebles clásicos, alfombras persas y marcos dorados con sus fotografías junto a artistas y sus admirados Reyes. Por una de las puertas entra en escena la estrella que ha sido, es y será.

Espectacular con melena suelta, camisa blanca, pantalón negro ajustado y taconazos. Se disculpa porque la entrevista ha tenido que retrasarse varias veces por culpa de un accidente doméstico que sufrió hace semanas. Es de agradecer que a pesar de su estado nos reciba.

“Cuando digo ‘sí´, eso va a misa, porque soy una persona de palabra que me visto como un señor, por los pies, y luego soy una mujer de bandera”. Toda una diva. Tras la sesión de fotos comienza la entrevista y parece que se transforma. Se pone cómoda, pide que le traigan “las bambas blancas” y se recoge el pelo. “Esta es María José Cantudo, así me gusta ir a mí”. La artista es sobre todo mujer. “Bajé al quiosco a comprar la prensa y me veo en una portada muy bonita de interviú en la que salía, lógicamente, tapándome los pechos, pero muy sensual. Digo: ¡qué bien!, porque yo siempre he visto a interviú una revista muy seria, muy estupenda. Compro la revista y al ver el reportaje me quedé muerta, porque no me lo esperaba”.

Así se enteró María José Cantudo de que aquel 30 de junio de 1977 aparecía en toples en esta revista. ¿Por qué un disgusto si eran fotos posadas? “El fotógrafo José María Castellví, uno de los mejores, que era mi mánager, quería publicar un libro con los desnudos de todas las artistas de la época. Yo en ese momento era una persona que vendía mucho y la editorial le exigió que o estaba yo o no salía el libro”, explica la actriz mientras enseña el ejemplar que guarda con cariño y que incluye una dedicatoria del autor que así lo corrobora. “Le dije que no era el momento después de lo que había pasado con ‘La trastienda’. Pero me convenció”.

El libro, una joya para fetichistas, se publicó y a los pocos meses esas fotos aparecieron en esta revista bajo el título María José Cantudo, un pecado en el desierto. “Castellví me prometió que no se las había dado a interviú por dinero, sino porque eran tan bellas que quería que salieran en la prensa y que todo el mundo pudiera admirarlas. Me sentí traicionada y corté la relación profesional con él, pero siguió la amistad porque entendí lo que me decía”, recuerda. “Fue un disgusto. Yo no soy una mojigata, respeto que cada uno haga lo que le dé la gana, pero yo no quería hacerlo. Como actriz, sí; como persona, no. Hay que ponerse en la piel de una mujer de 1977, con un hijo pequeño, marido, familia en un pueblo, unos principios morales… Yo siempre he llevado una mochila en la espalda y he tenido que cargar con ella”, explica. “Pero no soy estúpida, tengo de tonta lo justo. Pensé: ¡qué bonito, qué estético!, ¡qué preciosidad de fotografías! Ojalá tuviera yo esa libertad para disfrutar de esa belleza de fotos y decir: ¡qué revista tan importante!, ¡olé María José Cantudo!, ¡olé mi madre! En el fondo de mi corazón me hubiera encantado sentirlo, pero yo tenía mi mochila”. La actriz quiere dejar claro que no cobró “ni por este ni por ningún posado en la prensa nunca. Incluso una vez gané una demanda por unas fotos en alta mar que se publicaron sin mi consentimiento”.

María José Cantudo viajó hasta Marruecos para la sesión de fotos que finalmente embelleció el número 59 de la revista. “Me hicieron una recepción maravillosa porque

yo era una estrella muy importante”. Hay que ser muy estrella para posar tan sensual subida a un camello. “¡Cómo olía el camello!, y yo solo con ese pañuelo, pero a profesional no me gana nadie. En mis películas hacía escenas que mis dobles no querían hacer: me tiraba en marcha de los coches, bajaba no sé cuántos pisos ardiendo con una grúa… Soy miedosa pero muy lanzada, me gustan los retos”.

La espectacularidad de este reportaje, uno de los más bellos de los 34 años de interviú, significó una revolución en la España del 77. “La portada llegó a medio mundo. A la gente le encantó. Decían: “Si tiene un pecho muy bonito, si lo tiene chiquito, tan mono y tan bien puesto”. Las mujeres me decían: “Ojalá pudiera ponerme yo así”. Y un hombre por la calle se me puso de rodillas y me recitó una poesía. Yo me quedé muerta, le di un beso y el hombre, encantado”. Como todos los que admiran ese reportaje, incluida ella: “Yo veo estas fotos o mis películas y digo: “Jolín, qué señora, por Dios!”. Pero nunca me he creído nada, he tenido complejo de tener los labios muy gordos, de tener la cara exótica cuando se llevaba la belleza clásica… He tenido complejillo de fea cuando he sido una de las mujeres más bellas que ha habido en este país”, se confiesa orgullosa, ella que ha enamorado como pocas. “Me he sentido tan deseada que tuve que poner un poco de distancia y por eso los hombres me han tenido miedo. Yo les echaba una miradita y ellos se echaban para atrás. Hubo muchos que se tiraron el farol pero han sido muy pocos. No he tenido propuestas, no se han atrevido”, reconoce ahora que lleva siete años sin amor.

¿Y posaría desnuda ahora?

“No es por echarme flores, pero lo mío es todo mío. Ni ‘lifting’, ni Botox, ni liposucción… y podría hacerlo sin Photoshop. Sería un escándalo de mucho cuidado. Dirían: ¡caray, cómo está la Cantudo! Pero no, desnuda no. Si fueran estéticas y bellas como cuadros… Pero un aquí estoy yo, no”.

Por ahora anuncia que tiene intención de despedirse del teatro con una de sus exitosas obras con gran vestuario, decorados… “con sello Cantudo, símbolo de esfuerzo”.

  • ¡Compartelo!
  • twitter
  • delicious
  • facebook
  • compartir por mail

Comentarios recientes

  • adolescente 27/07/2010 14:42

    Esta mujer está gagá pero me parto de risa. Me parto con esta entrevista pero quien se cree la reina de Saba? No sé si habrá sido guapa porque no he visto ni un trabajo de ella de joven pero me descojono...

    Comentario fuera de tono

  • admirador 20/07/2010 11:05

    ¡Qué mujer! ¡Me parto de risa con ella! Nunca sé si es así o es que se cree un personaje. ¡Qué aventuras! ¡Qué elegancia! ¡Qué sentido del humor! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡La Cantudo desnuda ya!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! La trastienda 2010

    Comentario fuera de tono

  • Kalman 18/07/2010 22:32

    Pierdo en mi memoria el momento en que me enamoré de Maria José Cantudo, corrían los años de mi casi adolescencia cuando su rostro y voz me perturbaron en aquel programa ‘Señoras y Señores...’ que esperaba de quince en quince días, para verla presentar y bailar como azafata. Más tarde, y convertido en púber, vinieron los reportajes de interviú y aquella famosa película ‘La trastienda’ ( no pude verla hasta muchos años después) que llenaron de fantasías mis años de inquietudes. Tiene razón Maria José, ha sido una mujer muy deseada, así seguí enamorado en mis tiempos de milicias, siguiendo sus apariciones en las Revistas de Televisión Española y en su giras por los escenarios. Recuerdo con intensidad aquellas fotos (en Diez Minutos creo recordad) en la playa, ya mujer separada, icono del deseo, con un mini-bikini con flecos, que me provocó innumerables suspiros. Lamenté profundamente su contencioso con Interviú que creo nos privó a los admiradores, de Interviú y Maria José, de otros tantos reportajes, tan embriagadores como el del camello... ¡Como marcó aquel reportaje mi idea del sensualidad y el erotismo!. Enhorabuena a interviú por retomar el recuerdo de aquellos reportajes ¡Si aun estuviéramos a tiempo de volver a ver a Maria José como objeto del deseo..! María José, SI has sido muy deseada, nada de peyorativo tiene esto... que se lo pregunten a la Belucci, la Loren, la Welch, a la Cantudo.

    Comentario fuera de tono

  • Anónimo 15/07/2010 19:08

    sks

    Comentario fuera de tono

Añade tus comentarios
  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Bloque: Publicidad

    Twitteando

    Facebook

    Lo +

    Lo más leído

    Lo más valorado

    Lo más comentado